El Real Decreto-ley 20/2012 indica que se aplica el tipo de IVA reducido del 10% en las ejecuciones de obra de renovación y reparación o partes de las mismas destinadas a viviendas.

Siempre y cuando el constructor no aporte materiales con un valor superior al 40% de la base imponible de la operación.